lunes, abril 11, 2016
1
por Carlos Ibáñez Quintana

Me refiero a la obra “Resti”, escrita por Manuel Herrera, que se puede adquirir en la librería Oletvm de Valladolid.

Los jaimistas vizcaínos, entre los que di mis primeros pasos en el Carlismo, mencionaban frecuentemente el nombre de “Resti”. Restituto Fernández López salía frecuentemente a relucir cuando me contaban sus visitas al Rey Don Jaime en París. Cómo calificarle: mayordomo, ayuda de cámara, criado, sirviente.... Se trataba de un leal carlista que consagró su vida al servicio personal del Rey.

La obra dedica muchas páginas a otras personas y hechos diferentes del biografiado. Se ve que el autor, consciente del escaso conocimiento del Carlismo que tiene hoy el español medio, ha estimado conveniente incluirlas para que se pueda comprender la figura de “Resti”. En efecto: para ello es imprescindible saber quién fue Don Jaime. Y no se entiende a Don Jaime sin conocer la historia del Carlismo. 

Resti constituyó un paradigma de la lealtad del pueblo carlista por sus Reyes. Llegó a su grado más alto al dedicar su vida al servicio personal de D. Jaime. Por eso su figura es interesante y digna de ser recordada.

Recuerda la obra cómo Don Jaime recibió a Don Alfonso después de la huída de éste, exigiendo que fuera él el primero en ir a su casa. Él era el Rey legítimo y el otro el que había usurpado el trono, aunque la responsabilidad directa no fuera suya. Ello rechaza el infundio, armado por los alfonsinos, de un acuerdo político del Legítimo con el Usurpador.

Ya teníamos noticias sobre las circunstancias con que nuestro Rey recibió a quien hasta poco antes había sido su enemigo. Todas ellas transmitidas por los jaimistas, quienes las habían recibido de “Resti”. Aunque en esta obra no se recogen, “Resti”  aseguraba que las primeras palabras que le dirigió don Jaime fueron. “¡Alfonso! ¿qué has hecho de España?”. Luego, en el curso de la entrevista le repetía: “¿con qué derecho habéis reinado en España tú y los tuyos?”.

También contó “Resti” que estaba D. Alfonso velando el cadáver de Don Jaime, cuando comenzaron a llegar los carlistas. Por prudencia “Resti” condujo a Don Alfonso a otra habitación. Transcurrido un tiempo, volvió “Resti” para preguntarle a Don Alfonso si se le ofrecía alguna cosa. Don Alfonso agradeció la cortesía y dijo que no. Y comentó con “Resti”: “Hace casi sesenta años que salieron de España y aún se acuerdan de ellos. A mí me abandonaron todos al siguiente día”.

Es oportuno que alguien se haya ocupado en recordar tales circunstancias en momentos en que la Monarquía está desprestigiada. Que se destaquen las diferencias entre una Monarquía auténtica, capaz de generar lealtades como las de “Resti”, y la república coronada que tenemos, encarnada en personas cuya conducta da lugar a que, a los ojos de los españoles, quede desprestigiada la institución que hizo España.

1 comentarios:

  1. Ramón de Argonzabril 17, 2016

    Todos aprendemos muchísimo con estos comentarios y con la huella de nuestros mayores. Aúpa

    ResponderEliminar