martes, junio 02, 2015
1
por Miguel Ángel Bernáldez

CC 2.0
autor: thierryerhmann

De aquel movimiento de indignados con “perros flauta” incluidos que surgió por toda España, lo que ha quedado es un partido político donde el más espabilado ha sabido llevarse el gato al agua y hacerse con el timón del partido, Pablo Iglesias. Es un partido que al principio causó mucha expectación y mucha esperanza. Sin embargo, ya parece que las aguas están volviendo a su cauce.

Se trata de un partido típico de izquierda, de la más clásica y rancia izquierda. Donde uno de sus sellos identitarios es su anticatolicismo, que se muestra en numerosas manifestaciones de sus dirigentes, de intenciones verdaderamente amenazantes contra la Iglesia. No hace falta que lo digan más claro. Para ellos y su partido Dios no existe o, si existe, están contra Él.

Hasta aquí nada nuevo, pero lo que me llama vivamente la atención es el nombre del partido: PODEMOS. “Podemos”, dicen pero, ¿de verdad pueden? No, se equivocan. No pueden nada, al menos nada bueno, como nada bueno pudieron sus antecesores en la U.R.S.S. ni en la España republicana y nada pueden en Venezuela o Cuba. La U.R.S.S. no sobrevivió al peso de su propia contradicción doctrinal, ni sobrevivió la España de la república como no sobrevivirá en Venezuela o Cuba, que ya empieza a negociar con su cordial enemigo. Y no pueden nada, ni nada podrán porque para ellos Dios brilla por su ausencia. Les falta Dios, lo han echado fuera y ya nos advirtió Él mismo: “Sin mí no podréis nada”, no dijo “podréis poco” o, “sólo podréis algo”. No, dijo “no podréis nada”. Todo lo que el hombre intenta poniendo su confianza en sus propias capacidades acaba por arruinarse, si no cimienta sobre la piedra angular todo aquello que construya se le viene abajo y el partido de Pablo Iglesias no puede por mucho que digan lo contrario. Por muchos votos que saquen, no puede nada.

Por eso es necesario seguir insistiendo: para construir una sociedad sana y vigorosa hay que construirla fundamentándose en cimientos sólidos, hay que fundamentarla en Dios. Por eso insistimos una vez más: NADA SIN DIOS.

1 comentarios:

  1. Contra la agenda oculta de Podemos y sus amos de Irán y Venezuela.

    ResponderEliminar