martes, junio 24, 2014
2
por Antonio Rivero

Que los diputados de Bildu abandonen la cámara de las Cortes cuando se está decidiendo sobre la dimisión del Jefe del Estado es una vergüenza que no debería ser permitida. Soy carlista y no me gusta cómo actúa el poder hoy. No obstante, no puedo entender cómo se puede permitir que se insulte a la Patria Española con tales afrentas por parte de secesionistas vascos a nuestras malheridas instituciones. Una cosa es que tengan libertad de pensamiento y otra muy distinta es que traten al pueblo español sin ningún respeto. Las cortes estarán moribundas, pero son nuestras cortes. Del mismo modo, se permite que Arthur Mas a la vez ostente la presidencia de la Generalitat de Catalunya y quiera realizar un proceso independentista. ¿Esto es la democracia? ¿Insultar a los ciudadanos y al trabajo de españoles a lo largo de la historia?

Una cosa es permitir la libertad de pensamiento y otra muy distinta permitir que delante de ti desvalijen la casa de tus antepasados. Y la verdad es que la culpa no solo debería recaer sobre los independentistas, sino en el gobierno de Mariano Rajoy, que en vez de situarse con poder al frente de estos desafíos, se amilana y no es capaz de defender los intereses de los españoles. Es un insulto que el primer ministro de nuestra nación no haya vedado el acceso al ámbito público a partidos y demás organizaciones secesionistas. Es un insulto que el presidente del gobierno no haya prohibido las embajadas internacionales de Cataluña. Es un insulto que Bildu y toda una generación de colaboradores con el terrorismo esté ahora en las instituciones. Y una tras otra, se me van ocurriendo más razones para levantarnos en contra de este gobierno. De la democracia, quizá. El problema, como siempre, es que no tenemos armas.

No tenemos armas

2 comentarios:

  1. IN-INDE-INDEPENDÈNCIA!
    (entonadlo al ritmo de los dos millones de catalanes que fuímos a la cadena humana por la independencia)
    ¡Un saludo demócratas!

    ResponderEliminar
  2. Joangu, de verdad, dais vergüenza ajena. Un abrazo.

    ResponderEliminar