viernes, mayo 30, 2014
0






Dicen las malas lenguas que determinados políticos se han forrado. No suele ser recomendable hacer caso a lo que dicen las malas lenguas. Ni siquiera sacar conclusiones del refrán “cuando el río suena agua lleva”. Pero el río no sólo suena. Se le ve crecido. A la vista está el boato con que viven muchos de ellos. Públicas son las colocaciones que les caen cuando abandonan el cargo. Todo ello en pago a favores pasados. Lo que favorece a unos, perjudica a otros. Y si los unos son pocos, los perjudicados somos todos.

Así tenemos un país empobrecido y unos impuestos confiscatorios. El dinero se ha ido a unos cuantos bolsillos. Han sabido hacerlo, porque además de ricos son beneméritos de la patria. Nos han traído la libertad, el progreso, la convivencia y muchas cosas más que no se ven, pero en las que hemos de creer si queremos ser buenos demócratas. Y es que para ser demócrata hay que ser capaz de creer lo contrario de lo que se ve. Porque nos lo han revelado los santones de los partidos políticos.

¡Santones de la política, enhorabuena! Pero menos. Porque tenéis dinero pero vais envejeciendo. Y a todos nos pasa que cuando éramos jóvenes y queríamos disfrutar nos faltaban los posibles. Libres de las cargas que suponían la educación de los hijos, ahora no podemos disfrutar como lo habríamos hecho de jóvenes. Si hacemos un viaje atrayente, no estamos en condiciones de seguir todas las rutas. Y eso en todos los órdenes.

Cada vez nos queda menos vela, que se apagará sin mucha tardanza. Y tendremos que dejar aquí todo lo que poseemos. Unos, mucho; otros, poco y los más, nada. Los que tenéis mucho dejaréis todo. Que servirá para que vuestros herederos litiguen entre ellos y se enemisten. Pero lo que habéis acumulado esquilmando al pueblo quedará aquí

Solo nos restarán nuestras obras. Esas sí las llevamos al más allá. Las vuestras se resumen en pocas palabras que encierran vastos hechos: habéis arruinado, pervertido y esclavizado a España. Y de ello os pedirá cuentas Ese que la doctrina que habéis impuesto dice que no existe o que si existe no de ocupa de nuestras cosas. Allí no sirven de nada esos asesores de imagen que os enseñan a embaucar a un pueblo. ¡Ya veréis qué bien!  ¡Y dentro de no mucho!


0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada