sábado, marzo 29, 2014
0
por Manuel Morillo @AnotacionesRenL

En el discurso de los supuestos defensores de la vida y la dignidad de la persona (además de que nunca recuerdan que la dignidad de persona y la igualdad intrínseca del género humano solo tiene una base y es la común filiación como hijos de Dios) siempre se recurren a los tópicos como la comparación con el nazismo.

El régimen nazi desapareció hace siete décadas y no hay ningún partido nazi en esferas de poder ni con viso de tenerlas. El peligro para la dignidad humana viene de los sistemas liberales y socialdemócratas que controlan parlamentos, gobiernos, instituciones internacionales, medias,...

Cuando a Hitler no le salía todavía el bigote, ya estaba el Conservador Churchill, como Ministro de Interior haciendo leyes eugenésicas



Cuando Hitler no se había terminado la primera pinta en la cervecería de Munich los socialdemócratas escandinavos llevaban a cabo políticas eugenésicas.



Cuando Hitler estaba muerto en las ruinas de la Cancillería del Reich, en los Estados Unidos los republicanos y demócratas seguían esterilizando negros.

Un cartel de una conferencia de 1921 sobre eugenesia que muestra con orgullo que estados de los EE.UU. habían implementado la legislación de esterilización para ese entonces.
Y siguen los mismos sistemas y partidos conservadores, socialdemócratas, republicanos, demócratas gobernando esos países y controlando las políticas de la ONU.

Los bien pensantes que quieran denunciar peligros para la dignidad humana que se acuerden de los regímenes liberal-relativistas y dejen de echar balones fuera con el nazismo Ya puestos, ¿por qué no hablan de Esparta? 

Si se trata de prevenir contra las amenazas reales que denuncien el Sistema liberal relativista que padecemos y que es el que tenemos en España.

Y ya que estamos en España que se acuerden de la primera ley eugenésica española realizada por los separatistas catalanistas anticatalanes, encabezados por Tarradellas, admirado por Esperanza Aguirre y condecorado y "ennoblecido" por los Borbones



Otros artículos de Manuel Morillo

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada